¡Por un 2015 exitoso! Los 6 errores que no puedes volver a cometer

¡Por un 2015 exitoso! Los 6 errores que no puedes volver a cometerSe acerca el final del año, momento para reflexionar sobre lo que ha ido bien en estos meses, los retos que hemos conseguido, los momentos buenos y aquellos no tan buenos que hemos vivido y también para hacer conscientes aquellos pequeñas cosas que cada año te prometes y que sorprendentemente casi nunca cumples.

Permíteme hacer una breve lista de aquellos errores que siempre acabamos cometiendo, para que una vez detectados, los puedas analizar y de una vez por todas le puedas poner una solución, para hacer del año 2015 un año lleno de felicidad y éxito.

1.- No reservar un tiempo para mí

Proponte pasar un tiempo diario contigo mismo. Destina entre 30-60 minutos y conviértelo en un hábito. Sé constante. Aprovecha ese tiempo para hacer aquellas cosas que nunca tienes tiempo de hacer o simplemente a relajarte, meditar o estar a solas contigo.

2.- No valorar todo aquello que tengo y que va bien en mi vida

Muchas veces, fruto de la rutina en la que vivimos, olvidamos apreciar de manera sincera y con conciencia, todas las pequeñas cosas que ya van bien en la vida y las personas que están presentes en nuestro día a día.

Pequeños actos o gestos como: decir te quiero a la gente que amas, abrazar a tus seres queridos, sonreír cuando sales a la calle,  pasear, echarte unas risas con los amigos, despertarse tarde el fin de semana, disfrutar de los días de lluvia, hacen que te sientas vivo y afortunado de poder seguir un día más con vida.

¡Proponte cada día agradecer 3 cosas buenas al día!

3.- No luchar por lo que quiero/ renunciar a mis sueños

Los sueños son, junto a las personas que nos rodean, los que nos mantienen vivos. No obstante, siempre acostumbramos a dejar nuestras inquietudes en el último lugar; siempre anteponemos los deseos de los demás a los nuestros. ¡Esto debe terminar! ¡Este año, es el tuyo! ¡No desperdicies ni un momento más de tu vida!

¡Deja tus prejuicios y lánzate a por tus sueños! Ahora sí, ¡es el momento de trazar un pequeño plan de acción breve pero ambicioso para ir a por ello! ¡Motívate y prémiate por cada pequeño paso que des en la dirección de conseguir la vida que quieres vivir!

4.- No cumplir con los objetivos que me había marcado al inicio de año

Seguro que cada año te propones objetivos parecidos a: perder peso, aprender inglés, hacer más deporte, etc… Averigua qué frenos son los que siempre impiden que avances y los consigas. ¿Qué situaciones hacen que rompas con tu constancia y abandones en la carrera a por tus objetivos?

Haz una lista de tus frenos más habituales, ponles nombre, ¡desenmascáralos y propón alternativas y soluciones para vencerlos!

5.- Mantener relaciones tóxicas

Es el momento de echar de nuevo la vista atrás y hacer un resumen de las relaciones que estás manteniendo actualmente en tu vida. Revisa como son tus amistades, tu pareja, tu familia y observa cuáles de ellas se han convertido en tóxicas, te roban energía, te debilitan, te contagian de negatividad y sales de cada encuentro con ellas malhumorado o sin fuerza…

Si has encontrado alguna, valora lo que te aporta e intenta ser sincero con esa persona para infundirle entusiasmo y positividad. Si la conversación es inútil y sigue en sus trece, ¡aléjate de ella! Corre, huye y deja atrás esa relación que en vez de sumar, te resta, te empequeñece y empobrece. Es el momento de hacer limpieza energética.

Decide empezar a rodearte de personas que te infundan ilusión, optimismo, alegría, fuerza e inspiración.

6.- Seguir viviendo inmersa en excusas para no iniciar acciones

Es el momento de hacerte una promesa: ¡basta de excusas! ¡Di adiós a tu arte de postergar, a esa habilidad innata de encontrar el razonamiento justo para no empezar nada o abandonar aquello que te cuesta esfuerzo o no te gusta! Decide:

¿Qué tipo de persona quieres ser hoy? Escríbelo.

¿Qué tipo de persona te gustaría ser los próximos 20 años? Escríbelo.

¿Cómo te gustaría ser recordada el día que no estés en este mundo? Escríbelo.

Léelo y toma conciencia de aquello que quieres ser. Respétate y hazte el mayor de los favores, cree en ti, en tu poder para conseguirlo y en tu fuerza interior para cambiar las excusas por acciones que te aporten luz y felicidad.

Espiritualmente un gran espacio para aprender, un lugar donde encontrar muchas respuestas’