10 consejos para ser más ecológicos

Varios consejos ecológicos y sencillos pueden contribuir enérgicamente a conservar el medio ambiente y, a la vez, podremos ahorrar algo de dinero. Es por eso que hoy en Espiritualmente os traemos 10 consejos para ser más ecológicos muy fáciles de aplicar en nuestro día a día. Porque ser ecológico no es nada complicado, solo necesitamos poner un poco de nuestra parte y concienciarnos para conseguir un mundo mucho mejor para todos.

1. Cambiar el vehículo privado por el transporte público cuando sea posible.

2. Reducir el gasto energético: podemos conseguirlo si evitamos el “modo reposo” de algunos aparatos electrónicos y utilizando bombillas de bajo consumo. Con solo estos sencillos pasos notaremos mucho la diferencia, y el planeta también.

3. Usar el agua de forma eficiente, ya que es un recurso muy escaso en nuestro planeta.

4. Comer productos locales y de temporada: además de ser más frescos y sabrosos, nos ahorraremos el transporte internacional de bienes, que tiene un importante impacto medioambiental.

5. Fabricar algunos productos nosotros mismos, de forma casera y ecológica: de esta forma evitaremos la utilización de algunos tóxicos y elementos químicos dañinos para el medio ambiente.

6. Ahorrar papel: aprovechar las hojas por las dos caras, recibir las facturas en formato electrónico, compartir revistas y periódicos, utilizar papel reciclado, etc.

7. Hacerse turista ecológico: sobretodo ahora en vacaciones, cada vez son más las personas que deciden organizar viajes respetuosos con el medio ambiente.

8. En el trabajo: procurar para que tu empresa sea más ecológica no solo es bueno para el medio ambiente sino que será muy valorado dentro de la responsabilidad social corporativa.

9. Proteger la naturaleza: seguir los consejos básicos para evitar los terribles incendios. Cuando estamos en la naturaleza debemos respetar al máximo el entorno.

10. Cumplir las 7 erres: reflexionar antes de consumir algo; rechazar productos no ecológicos (como los de “usar y tirar” o el empaquetado excesivo); reducir para utilizar solo lo que necesitamos; reutilizar los productos; reciclar para aprovechar los materiales y que no acaben en vertederos; redistribuir los bienes para combatir los desequilibrios, y reclamar a empresas e instituciones que contribuyan a mejorar el medio ambiente.

Espiritualmente, un gran espacio para aprender, un lugar donde encontrar muchas respuestas”