Comer bien para ser feliz

Todos nosotros vemos las dietas como algo para mejorar nuestro aspecto físico. Hay dietas para adelgazar, dietas para ganar más músculo, dietas para mil y una obsesiones estéticas que casi todo el mundo tiene. Pero lo que debería preocuparnos de verdad es seguir una dieta que nos proporcionara bienestar y felicidad.

Comer bien para ser felizY es que cada vez parece más evidente que aquello que comemos influye en nuestra felicidad. Si conseguimos darle a nuestro cuerpo aquellos nutrientes y vitaminas que de verdad necesita, conseguiremos ser más felices.

Como queremos aprender a comer mejor para ser más felices, hoy en Espiritualmente os hablamos de los principales alimentos y sus cualidades favorables para nuestro bienestar y felicidad.

1. Cereales integrales: son una fuente de energía increíble y, además, contienen mucha fibra. Podemos incluirlos en nuestra dieta en el desayuno, por ejemplo. ¿Qué tal empezar el día con unas tostadas de pan integral con jamón cocido?

2. Aguacate: aunque parezca mentira, una cosa tan pequeña como el aguacate contiene una gran cantidad de nutrientes beneficiosos para mejorar nuestro estado de ánimo y ponernos de buen humor. Podemos tomarlo como fruta a media mañana o incluirlo en nuestras ensaladas para darles un sabor tropical y muy sabroso.

3. Lentejas: son muy ricas en proteínas y hierro. Esto nos ayuda a mejorar la apatía y la fatiga, y mejora nuestra concentración. Y, con el frío que hace, ¿qué mejor que un plato de lentejas calentito para comer y recuperar fuerzas para acabar el día?

4. Pimientos rojos: son muy ricos por la cantidad de vitamina B que contienen. Este tipo de vitamina es fundamental para nuestro sistema nervioso y nuestro cerebro lo agradecerá. Además, nos ayuda a combatir el mal humor. El pimiento puede comerse asado para acompañar todo tipo de platos, e incluso crudo en las ensaladas.

5. Espinacas: y otras verduras con hojas de color verde oscuro tienen un alto contenido en magnesio, por lo que son perfectas para nuestros músculos y nos ayudan a combatir el insomnio. Así que son una opción perfecta para cenar por la noche, ya que nos ayudarán a dormir mejor.

Con todo esto queremos recordaros que la clave es encontrar qué le falta a nuestro organismo y proporcionárselo con los alimentos que ingerimos en nuestra dieta. Si conocemos bien los alimentos, sabremos qué necesita nuestro cuerpo y cómo cuidarnos mejor. Y es evidente que si nos sentimos bien, seremos más felices.

Espiritualmente un gran espacio para aprender, un lugar donde encontrar muchas respuestas’