Cómo ser feliz deseando menos

Para ser feliz y conseguir lo que te propones no hacen falta grandes esfuerzos, basta con marcarse objetivos menos pretenciosos y más asequibles y, poco a poco, ir subiendo las metas. Porque si nos proponemos grandes logros inalcanzables, la frustración de no conseguirlos nos dificultará ser felices. Mientras que, si ese objetivo grande lo dividimos en pequeñas metas que podemos lograr poco a poco, la sensación de satisfacción y el ver que vamos avanzando nos motivará a continuar y nos ayudará a ser más felices.

Cómo ser feliz deseando menosPara ser felices primero tenemos que aprender a tener una filosofía de vida más pausada. Que no nos asuste tomarnos las cosas con calma. El estrés y el alto ritmo de vida que llevamos las personas hoy en día no nos hace ningún favor. Si aprendemos a saborear los momentos de tranquilidad no solo estaremos mejorando nuestra calidad de vida sino que poco a poco aumentaremos nuestra felicidad.

No puedes basar la felicidad en el verbo tener. Es obvio que el ser humano necesita poseer ciertas cosas, pero si nos centramos únicamente en tener cosas y toda nuestra felicidad se centra en eso no lograremos más que insatisfacción, pues nunca lograremos satisfacer nuestras necesidades. Debemos evitar caer en los deseos caprichosos y llenar nuestra vida de cosas materiales que no necesitamos. Además, si convertimos nuestros deseos en necesidades no lograremos más que una sensación de insatisfacción permanente.

Espiritualmente un gran espacio para aprender, un lugar donde encontrar muchas respuestas”