¿Cómo vacunar a un niño sin que llore?

En Espiritualmente os queremos demostrar hoy que en la vida, lo más importante es la manera cómo afrontamos las cosas. Porque si ante las complicaciones de la vida mantenemos una actitud positiva y nos encaramos a ellos con un espíritu positivo, la experiencia será mucho más satisfactoria y los resultados, mucho mejores.

Es el caso de este niño pequeño, que gracias a su médico y sus padres consigue no llorar cuando le ponen una vacuna. ¿Quieres saber cómo? El espíritu positivo y divertido del médico contagia al niño pequeño y ve el momento de la vacuna como un juego divertido, donde no ocurrirá nada malo.

Espiritualmente un gran espacio para aprender, un lugar donde encontrar muchas respuestas’