Cómo vivir la Navidad en soledad y ser feliz

La Navidad es para muchos tiempo de alegrías y reencuentros familiares. Comidas y cenas larguísimas con los nuestros. Tiempo de esperanza y felicidad, de disfrutar con familia y amigos para hacer con ellos muchísimas actividades. Pero no para todo el mundo es así, por el motivo que sea, hay gente que también pasa las Navidades solo.

Cómo vivir la navidad en soledad y ser felizBien porque nuestros seres queridos han faltado, o bien porque nos encontramos muy lejos de nuestra casa, puede ser que estas navidades nos toque pasarlas solos, sin la compañía de los nuestros.

Todos alguna vez podemos encontrarnos en esta situación, es por eso que hoy en Espiritualmente queremos dar algunos consejos para pasar la Navidad solos y ser felices. Pequeños planes que nos ayuden a disfrutar igualmente de estos días.

Porque las fiestas de Navidad son para disfrutarlas. Así que sal a la calle a empaparte bien del espíritu navideño, el ambiente que se respira en las calles. Niños llenos de ilusión, que los mayores poco a poco vamos perdiendo.

Debemos aprender de esa ilusión que tienen los más pequeños, hacerla nuestra, y confiar en que los tiempos buenos llegarán el día menos pensado. Y tenemos que dar las gracias porque podemos vivir unas navidades más.

Por eso tú también tienes que vivir la Navidad, así que aprovecha para cocinarte un buen plato, tu comida favorita. Un buen pollo asado, canalones, lo que sea que te apetezca. Es TÚ día, y tienes que disfrutarlo como te apetezca.

Además, si pasas las navidades solo, quizás también puedas aprovechar para hacer algún viaje. Ir donde realmente siempre has querido ir, sin tenerte que poner de acuerdo con nadie por el destino o por las actividades que haréis. Podrás disfrutar de tu ciudad favorita a tu aire.

Pero, sobretodo, no te encierres en casa. La Navidad es el momento de mayor oferta de actividades en las calles. Seguro que en tu pueblo o ciudad hay miles de opciones: teatro, conciertos, películas, exposiciones… ¡Sal a la calle y disfruta! Permítete ser feliz y vivir las Navidades como nunca.

Espiritualmente un gran espacio para aprender, un lugar donde encontrar muchas respuestas’