La receta de la felicidad

En Espiritualmente sabemos lo importante que es para todos nosotros ser felices y disfrutar de la vida con alegría y optimismo. Pero no siempre es fácil encontrar la receta de la felicidad y sentirnos en paz y en pleno bienestar. Aunque sea difícil, sabemos que no es imposible y que podemos ser felices con un poco de esfuerzo. Y es que en Espiritualmente sabemos bien que no existe una receta de la felicidad como si de una fórmula infalible se tratara. La receta de la felicidad la crea cada uno con aquellas cosas de la vida que le llenan de alegría y felicidad y con aquello que le emociona y le conmueve el corazón.

Pero que no exista una fórmula o receta de la felicidad exacta, única e infalible no significa que no existan ciertos factores y ciertas actitudes de vida que nos ayuden a ser realmente felices. Y de esto precisamente os queremos hablar en Espiritualmente, de las acciones que nos ayudan a crear nuestra propia receta de la felicidad. A continuación os mostraremos algunos consejos imprescindibles para ser feliz y poder vivir llenos de paz y bienestar. Hoy, en Espiritualmente, os daremos nuestra propia receta de la felicidad que nos ayuda a desarrollar nuestro crecimiento personal.

La receta de la felicidadLa receta de la felicidad: consejos para ser feliz

1. Imagina cómo quieres ser…

…y trabaja cada día para acercarte a tu meta. Piensa en ti mismo y en la clase de persona que quieres ser. Piensa a diario en dónde quieres llegar, qué quieres hacer con tu vida y lucha por conseguir aquello que te propones. No abandones nunca porque creas que es muy complicado, los retos difíciles te ayudan a crecer y fortalecerte como persona.

2. Dar sin esperar nada a cambio

La receta de la felicidad incluye también ser solidarios y ayudar a quien lo necesita nos ayuda a crecer como personas. Nuestro crecimiento personal es básico para sentirnos realizados y ser felices, así que debemos estar dispuestos a dar y ayudar sin esperar nada a cambio y, tarde o temprano, la vida nos devolverá los favores.

3. Guíate por tus buenos propósitos

Los buenos propósitos son una pieza clave de la receta de la felicidad, igual que la de ayudar a los demás. Los buenos propósitos nos ayudar también en nuestro desarrollo personal y nos hacen mejores personas. Y en Espiritualmente sabemos que sólo podemos ser felices si somos buenas personas.

4. Rompe con tus limitaciones

Como ya hemos dicho antes, la receta de la felicidad es, sobretodo, conseguir nuestras metas en la vida. Pero nunca podremos alcanzar nuestros sueños si no dejamos de ponernos límites. Así que rompe con ellos y confía más en ti mismo. Deja atrás tus miedos y lucha por aquello que quieres y deseas en la vida. ¡Todo es posible!

La receta de la felicidad-

5. Acepta la vida tal y como es

Uno de los mayores inconvenientes a la hora de aplicar la receta de la felicidad es que muchos de nosotros no aceptamos que en la vida también existen los problemas y las dificultades. No todo es fácil de conseguir, y si no aceptamos la realidad como es y negamos nuestros propios problemas sólo conseguiremos sentirnos frustrados.

6. ¡Quiérete y confía en ti mismo!

Si tú no te quieres, ¿quién lo hará? Es necesaria una buena autoestima y confianza en uno mismo para la receta de la felicidad y, sobretodo, para conseguir aquello que nos proponemos en la vida. Sin confianza en uno mismo ni autoestima, por mucho que lo intentemos no conseguiremos nada. Así que… acéptate tal y como eres y lucha por cambiar aquello que no te gusta de ti.

Espiritualmente un gran espacio para aprender, un lugar donde encontrar muchas respuestas’