Los adultos deberíamos conservar la bondad y el buen corazón de los niños

Esta Navidad nos están sorprendiendo mucho el gran número de anuncios y publicidad que intenta llegarnos al corazón y emocionarnos. Y precisamente hoy os traemos uno de ellos, que nos enseña cómo de bondadosos pueden llegar a ser los niños cuando todavía no han perdido la inocencia.

El niño de este anuncio quiere ayudar a su mejor amigo, el pingüino Monty, porque está muy triste. Por eso, esta Navidad pide un deseo muy especial que nos demuestra el buen corazón que tienen los niños. Quizás los mayores deberíamos aprender mucho más de ellos, ¿no os parece?

Espiritualmente un gran espacio para aprender, un lugar donde encontrar muchas respuestas’