Los corazones se sincronizan en los coros

Un estudio sueco ha determinado que en un coro no sólo se unen las voces sino que también se sincronizan los corazones. Al unirse todos en una misma voz, la respiración también suele ir acompasada. Es por eso que en los coros los cantantes bajan y suben el ritmo cardíaco a la vez.

Y no hay mayor metáfora para el símbolo de unión que supone un coro que la sincronización de los corazones. El canto coral supone un ejercicio increíble para aprender a convivir y valores como el compañerismo. Con el todos a una, los coros son un lugar donde todo el mundo es igual y donde todos ponen el mismo empeño porque las cosas salgan bien. Un bonito ejemplo para la sociedad.

Scala Choir – Creep 

Espiritualmente un gran espacio para aprender, un lugar donde encontrar muchas respuestas”