Para ser felices hay que dar felicidad a los demás

No podemos esperar a recibir sin dar nada a cambio, eso es algo que aprendemos a medida que vamos creciendo y una premisa básica de nuestra sociedad. De la misma manera ocurre con la felicidad. Si no somos capaces de hacer felices a los demás y ayudarlos en los momentos que más lo necesitan, tampoco nosotros vamos a disfrutar de nuestra felicidad.

La única manera de ser realmente felices es estando bien con la gente de nuestro entorno. Compartir con ellos nuestros momentos de alegría y hacerles la vida más fácil nos hará mejores como personas y nos hará ser más felices día a día. Y para ejemplificarlo queremos compartir en Espiritualmente una frase que sintetiza nuestra idea.

El escritor irlandés George Bernard Shaw habló de ello con una frase célebre que todos deberíamos memorizar, una frase que nos enseña que para ser felices debemos contribuir a la felicidad de los demás. Os dejamos con la frase para que reflexionemos un poco todos juntos y pensemos sobre ello:

“Del mismo modo que no tenemos derecho a consumir riqueza sin producirla, tampoco lo tenemos a consumir felicidad sin producirla”. George Bernard Shaw

Espiritualmente un gran espacio para aprender, un lugar donde encontrar muchas respuestas’