Solidaridad y motivación: el niño que dio de beber a África

A día de hoy, a principios del siglo XXI, todavía son muchos los países subdesarrollados que no tienen acceso a agua potable. Algo tan básico y sencillo que todo el mundo debería tener y, para muchos, supone un problema muy grande disponer de ello. En Espiritualmente hoy queremos reflexionar profundamente sobre las graves desigualdades que existen entre países.

Y hoy os traemos un vídeo que nos da una gran lección de solidaridad, pero que a la vez nos motiva, porque nos demuestra que con un poco de esfuerzo por parte de todos sería posible mejorar las condiciones de vida de aquellos países que tienen muy poco. Y hoy queremos hablaros del joven canadiense Ryan Hreljac.

El joven Ryan quedó perplejo sobre la situación extrema que viven algunos países, y en concreto con la falta de agua potable. Con apenas 7 años ya pensó que él debía poner de su parte para solucionar el problema. Pero fue unos años más tarde cuando decidió moverse de verdad. Ryan’s Well lleva trabajando desde el 2001 para mitigar la sed de los desfavorecidos.

En todo este tiempo ya ha realizado más de 740 proyectos de agua y 990 letrinas que traen agua potable y saneamiento a más de 789.900 personas de unos 20 países, fundamentalmente en África y Haití. Pero para conocer mejor su historia, mejor que nos la cuente él con el siguiente vídeo que os queremos compartir.

Espiritualmente un gran espacio para aprender, un lugar donde encontrar muchas respuestas’