Terapias alternativas: Reiki

El reiki, que en japonés significa ‘energía universal’, consiste en canalizar con las manos una poderosa fuente de energía hacia uno mismo o hacia otras personas con el objetivo de curar enfermedades físicas o emociones. Cualquiera puede practicarlo o recibirlo, ya que sólo es necesario conocer una técnica que puede aprender cualquiera.

“El reiki es una herramienta muy poderosa que está al alcance de cualquiera. No hace falta nada especial, todo el mundo puede hacerlo. Además, no tiene contraindicaciones porque siempre es para bien”, asegura John Curtin, maestro reiki y presidente de la Fundación Sauce, donde se imparten los cursos necesarios para instruirse en esta técnica.

Igual que la acupuntura o el shiatsu, el reiki parte de una premisa muy básica: el ser humano es todo energía. Afirmación que, aunque parecerá un poco esotérica, está estrechamente relacionada con la física cuántica. El único compromiso de vida que nos exige la práctica del Reiki es el esfuerzo constante en cumplir con los 5 principios básicos:

1. Sólo por hoy, no te preocupes.

2. Sólo por hoy, no te enojes.

3. Sólo por hoy, se amable y respeta a tu prójimo.

4. Sólo por hoy, trabaja honradamente

5. Sólo por hoy, da las gracias al creador por todos los dones de mi vida.

En Espiritualmente os dejamos ahora con un vídeo donde podéis ver las 12 posiciones del reiki:

Espiritualmente, un gran espacio para aprender, un lugar donde encontrar muchas respuestas”