Afinación de la Kabbalah semanal: Los necios se precipitan

En Espiritualmente queremos compartir con todos vosotros la Afinación de la Kabbalah para esta semana.

Afinación de la Kabbalah semanal: Los necios se precipitan (Del 22 al 28 de julio de 2012)

Esta semana estamos estudiando una historia en la que Moisés le habla al pueblo sobre los errores que han cometido y sobre lo que pueden hacer para corregirlos. Para decirlo suavemente, los Israelitas, como tú y como yo, no eran personas muy justas y tuvieron momentos de reactividad mientras estaban en el desierto. Así pues, parece razonable que Moisés tuviera algo que decir sobre eso. Pero lo que es aún más interesante es que aprendemos que Moisés esperó 40 años antes de mencionarles siquiera sus errores.

Sabiendo que Moisés tenía una intención positiva en todo lo que hacía, debió tener sus motivos para esperar 40 años antes de mencionar los defectos de los Israelitas.

Cuando vemos a alguien hacer algo erróneo, especialmente cuando es algo que personalmente nos molesta o nos lastima, queremos corregir inmediatamente a la persona o expresar nuestra frustración. Esto no se debe a que estemos preocupados por la persona o por su alma. Es porque nos sentimos heridos, enojados o molestos; y entonces reaccionamos.

Sin embargo, cuando estamos en un camino espiritual, es importante que aprendamos a revelar los errores de los demás, no a través del enojo por lo que nos han hecho, sino mediante un deseo sincero de ayudarles. Si nuestras acciones están basadas en nuestros sentimientos de interés propio, no serán útiles para el desarrollo de la otra persona y pueden herirlos.

Por este motivo, los grandes kabbalistas nos enseñaron que debemos esperar al menos tres días completos antes de responder a un acto que hemos percibido como ofensivo. Hasta entonces, cualquier reacción provendrá inevitablemente del Deseo de recibir sólo para uno mismo.

De hecho, algunos de nuestros sabios incluso sugieren que esperemos hasta que haya pasado al menos un Shabat. ¡El mismo Moisés esperó 40 años!

Esta semana, cuando te encuentres en una situación en la que sientas la necesidad de gritar a alguien por su negatividad, o de decirle a una persona lo que está haciendo mal en su vida o lo que hizo para molestarte, date unos cuantos días hasta que puedas enfocar la circunstancia desde el punto de vista de querer verdaderamente ayudar a la persona.

De ninguna forma es una tarea fácil, pero si nos comprometemos a trabajar en ella, podemos crear una gran diferencia en nuestras relaciones con los demás.

Todo lo mejor,
Yehuda

Espiritualmente, un gran espacio para aprender, un lugar donde encontrar muchas respuestas”