La siesta del Oso

Sabes cómo afrontar los problemas? En Espiritualmente te traemos una fábula que nos transmite una lección de como hacer frente a situaciones que nos incomodan.

Era un sábado por la tarde cuando un oso estaba caminando por la orilla del puente, dos autos que también pasaban lo espantaron cayéndose por un costado, pero alcanza a sostenerse del arco del mismo. No podía ni salirse ni saltar. Las autoridades pensaron que ya nada se podía hacer porque ya era tarde. Entonces, al día siguiente cuando regresaron encontraron al oso durmiendo muy tranquilo donde estaba atrapado. Después de asegurar una red debajo del puente, le aplicaron un tranquilizante. El oso cayó en la red, lo bajaron, se despertó y caminó.

Hay una moraleja en esta historia:

Puede ser que este oso haya hecho un movimiento equivocado y encontrarse colgando de sus uñas. De alguna manera se las arregló para ponerse en el arco del puente, donde se dio cuenta que estaba en  una mala, pero muy mala e imposible situación.

¿Qué fue lo que hizo?

Hey, se tomó una siesta.

Y la situación se le compuso sola mientras él dormía.

La moraleja es que cuando confrontes una mala situación, algunas veces la mejor solución es… tomárselo con calma y espera.

CONCLUSIÓN: ¡Relájate, tómate una descanso y deja a Dios hacer el trabajo!!!. No sabemos como se sintió el oso, pero su instinto fue relajarse y esperar.  Bueno, a veces también para nosotros los humanos también funciona así, relajarse y esperar, pero hay quien también le llama fe hermano, ¡¡¡FE!!!.

Los días 7-8 y 9  de Octubre, en Feria Espiritualmente tienes un gran espacio para aprender, un lugar en el que encontrar muchas respuestas