Nazis en Montserrat buscando el Santo Grial

En Espiritualmente queremos compartir con todos vosotros La Contra de La Vanguardia del 19/2/07, en la que  Víctor-M. Amela entrevista a la escritora de novela histórica Montserrat Rico.  Además compartimos un vídeo del programa Cuarto Milenio con Iker Jiménez, que trata de este tema también. Qué hacían los nazis en Montserrat ? Qué hizo que Hitler enviara a sus tropas a la montaña mágica?

Me cito con Montserrat Rico en el viejo Ritz, hotel en el que se alojó Heinrich Himmler en su breve estancia en Barcelona (en la habitación 207). Ahí alguien le robó un maletín negro del que nunca más se supo. Rico dice que contenía la obra de Otto Rahn ">Me cito con Montserrat Rico en el viejo Ritz, hotel en el que se alojó Heinrich Himmler en su breve estancia en Barcelona (en la habitación 207). Ahí alguien le robó un maletín negro del que nunca más se supo. Rico dice que contenía la obra de Otto Rahn " />#8211; autor que vinculó Grial y catarismo-, además de ciertos planos de cavernas de Montserrat, pasadizos y grutas bajo la abadía, de un gran lago subterráneo… Lo cuenta en su atractiva novela ´La abadía profanada´ (Planeta/ Columna), profusamente documentada. En ella revela algo en lo que los historiadores no se habían detenido lo bastante: la teología de Hitler, su fantasía mesiánica basada en un Jesús ario que se manifestaba en él con la divina misión de eliminar a judíos y católicos y fundar una nueva era, cimentar un nuevo imperio.

Tengo 42 años. Nací en Barcelona y vivo en Badalona. Soy escritora. Estoy casada y tengo dos hijos, Javier (24) y Laura (17). Soy apolítica. Soy agnóstica. Los nazis estaban edificando una religión con la que sustituir a la Iglesia católica (¡incluso planearon secuestrar al Papa de Roma!), a la que acusaban de ocultar que Jesús era ario.

– Dice usted que Himmler visitó Montserrat…
– Heinrich Himmler estuvo en la abadía de Montserrat la tarde del 23 de octubre de 1940. ¡Un día trascendente para España!

– ¿Por qué?
– Ese mismo día Hitler y Franco se entrevistaban en la estación de Hendaya.

– ¿Establece relación entre ambos hechos?
– Sólo que la mano derecha de Hitler era Himmler, y si no estaba junto a Hitler en la importante cita de Hendaya, ¡era porque entendían que andaba en algo importante!

– ¿Y en qué andaba Himmler exactamente?
– Para Hitler, Himmler y un secreto círculo de jerarcas nazis, Montserrat podía ser el Montsalvat del ciclo artúrico: ¡la montaña del Grial! Así que Himmler subió a la abadía de Montserrat tras la pista del Grial…

– ¿Y qué entendía esa gente por Grial?
– Un objeto de poder, un talismán o un conocimiento que les otorgaría supremacía e inmortalidad a ellos y al III Reich, su imperio.

– ¿De verdad creían eso?
– ¡Todos los imperios precisan de signos y símbolos! Himmler fundó la Ahnenerbe, oficina del ocultismo, con el fin de localizar y obtener ciertos objetos simbólicos sagrados.

– ¿Qué tipo objetos?
– El arca de Noé, el arca de la Alianza, la Menorah… Lo primero que hicieron al dominar Austria ¡fue buscar la Santa Lanza del tesoro de los Habsburgo, en el palacio Hofburg de Viena, y llevarla en tren a Nuremberg!

– ¿La lanza con la que el soldado romano Longinos alanceó el costado de Jesús?
– Sí. Recuerde que en el castillo del Grial del ciclo artúrico ¡la lanza y el Grial están juntos! Ellos buscaban reunirlos de nuevo…

– ¿El Grial es la copa de la Última Cena?
– Una copa o una piedra. La copa en que Jesús bebió el vino en la Última Cena y en la que después recogieron sangre de su costado. O la piedra que cayó de la frente a Lucifer.

– ¿Y sabía Himmler que la seo de Valencia custodia un Santo Grial… de piedra?
– Sí, y planeaban robarlo…, cuando estalló la Guerra Civil y el canónigo de la catedral, Elías Olmos, lo ocultó: lo emparedó en un pajar de Carlet, desde julio de 1936 hasta 1940.

– ¡Bravo por el canónigo, buenos reflejos!
– He sabido que en 1937 dos judíos de Amberes le propusieron comprárselo ¡por 8 millones de pesetas! y un pasaporte para que huyese… Olmos juró desconocer dónde estaba.

– Un hombre íntegro: ¡rechazó una gran fortuna..! ¿Quiénes serían aquellos dos judíos?
– ¿Espías nazis? ¿Judíos que querían evitar que Hitler obtuviese ese Grial? No lo sé…

– Si en 1940 el Grial valenciano reapareció, ¿cuál buscaba Himmler en Montserrat?
– Eso le pregunté al monje benedictino Andreu Ripol, que fue el interlocutor de Himmler en Montserrat, pues hablaba alemán. ¡A sus 92 años, se acordaba de todo! Hablamos en el 2002, tres meses antes de su muerte.

– ¿Y qué le contó?
– Que Himmler era feo. Y grosero, brusco y maleducado. No quiso besar a la Moreneta, sólo le interesaba la montaña y ver la biblioteca. Ya en ella, espetó: “Quiero ver los documentos sobre Perceval y el Grial”.

– ¿Qué documentos andaría buscando?
– Creo que más que una copa, Himmler buscaba datos, datos acerca de si el Santo Grial, más que un objeto…, era un linaje.

– ¿Qué linaje?
– Sospechaban que más que un objeto santo (*San Greal*),era una sangre real (Sang Real): ¡la sangre davídica de Jesucristo!

– ¿Creían que Jesús tuvo descendencia?
– En esa clave interpretaban ellos los romances griálicos: María Magdalena, refugiada en el sur de Francia, habría engendrado con Jesús descendencia, sangre que circularía por las venas de los reyes merovingios y, más tarde, de nobles occitanos cátaros.

– ¿Y por qué les interesaba eso a los nazis?
– Querían injertarse en esa tradición griálica (cantada por Wolfram von Eschenbach en *Parsifal*)que se enfrentó a la Iglesia de Roma. Los nazis querían suplantar a la Iglesia católica por otra religión hecha por ellos.

– Envidiaban un poder de casi dos mil años.
– Usurpaban objetos sacros para edificar una religión centrada en la supremacía de la sangre aria, de la que Hitler era el Mesías y Rey, como si fuese Jesucristo reencarnado.

– ¿Tal era el delirio mesiánico de Hitler?
– ¡Lo escribió en *Mein Kampf*!Léalo: “Yo me creo en el deber de obrar en el sentido del Todopoderoso Creador: al combatir a los judíos cumplo la tarea del Señor”.

– ¿Y no le inquietaba que Jesús fuese judío, que su “sangre real” fuese sangre judía?
– ¡Ah, he ahí una clave del holocausto! Mire lo que Himmler le soltó a Ripol aquel día en Montserrat: “Jesucristo era ario, y ustedes los católicos se niegan a reconocerlo”.

– ¿Jesucristo, ario? ¿En qué se basaba?
– Yahvé le dice a Rebeca: “Dos naciones llevas en tu vientre, y una dominará a la otra: el mayor servirá al pequeño”. Para Himmler, el mayor, Esaú, era judío; y Jacob, el pequeño, ario (del que descenderán Jesús… y Hitler). Jacob roba a Esaú la primogenitura, y Yahvé lo bendecirá. ¡Hitler quería culminar la profecía: machacar a todos los descendientes de Esaú, ser él como un nuevo Papa!

– ¿Cómo reaccionó el padre Ripol?
– Le dijo a Himmler: “¿Cómo podían ser Esaú judío y Jacob ario… si eran gemelos?” ¡El padre Ripol era valiente! Le afeó a Himmler el maltrato a benedictinos alemanes.

– Pero aceptaron recibirle en Montserrat…
– Presionados por Franco. Al acabar la visita, Ripol se quejó a Franco, por medio del capitán general de Catalunya: le pidió que en lo sucesivo evitase ponerles en la tesitura de recibir a personajes tan desagradables.

Los días 7-8 y 9  de Octubre, en Feria Espiritualmente tienes un gran espacio para aprender, un lugar en el que encontrar muchas respuestas