Fábula del perro cazador. Aprender a valorar a los mayores.

En Espiritualmente os traemos hoy un pequeño cuento, una fábula, para comprender la importancia de las personas mayores que siempre han estado a nuestro lado y lo mucho que debemos valorarlas.

Fábula del perro cazador

Hace ya mucho tiempo, había un perro de caza que ya era un poco viejo. Su ya avanzada edad había hecho que perdiera muchas de sus facultades y cualidades que de joven lo convirtieron en uno de los mejores perros cazadores de la zona. Un día, mientras estaba cazando junto a su amo, vio un jabalí inmenso y estupendo. El perro puso todo su empeño en atrapar ese jabalí para su dueño. Corrió tras él y consiguió morderle una oreja.

Fábula del perro cazador. Aprender a valorar a los mayores.

Desgraciadamente, el pobre perro ya era viejo y su dentadura no era tan fuerte como años atrás. El jabalí se escapó y el perro no pudo ir tras él pues ya estaba fatigado. Cuando su amo llegó al lugar y vio que al perro se le había escapado el jabalí se enfadó muchísimo. El hombre no entendía cómo se le había podido escapar y, encima, se habían quedado sin jabalí para comer. Regañó al pobre perro muy duramente y se marchó muy enfadado.

El pobre perro, que no tenía ninguna culpa de haber envejecido fue tras él, lo paró y le dijo:

-No pienses que he dejado escapar el jabalí por falta de ganas. He intentado capturarlo igual que hacía antes pero ahora soy viejo, y por mucho que queramos mis facultades ya empiezan a fallar. Pero, en lugar de enfadarte conmigo por haberme hecho viejo y ya no ser tan útil como antes, deberías alegrarte por todos esos años que he estado a tu lado y te he ayudado sin descanso.

Espiritualmente un gran espacio para aprender, un lugar donde encontrar muchas respuestas”

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here