Historia real: Un segundo de oro

En Espiritualmente te contamos una historia real que puede enseñarte a valorar todo lo que te sucede

Salía de la autopista y delante mío iba una furgoneta a una alta velocidad. A poca distancia un cruce y  el semáforo se pone rojo. La furgoneta en vez de frenar se lo salta a la vez que yo decía a mi madre que venía de copiloto conmigo: “mira mira que se lo salta!!” . Un segundo antes de decirlo empiezan a arrancar los coches que circulaban por la calle perpendicular, y ahí es cuando un sonido atronador causado por el impacto ha hecho girar la cabeza a todo el mundo que caminaba por la calle….el coche familiar de color negro ha dado una vuelta y de dentro ha salido una mujer embarazada. Rápidamente he ido corriendo y al llegar he podido vislumbrar a un niño pequeño dentro del vehículo.. como he podido me he metido por delante y lo he sacado en brazos. Después de más de una hora en que han venido los cuerpos de seguridad, sanitarios y demás y ver que a priori no había ninguna desgracia personal (Sí, que se destrocen 2 coches no es una desgracia) me he marchado.

Ahora en frío no paro de darle vueltas al asunto y de pensar en la importancia de lo que es un segundo: un segundo más tarde habría impactado en el niño y un segundo antes no habría pasado nada.

Nunca sabemos lo que puede pasar, así que disfruta de cada instante de tu vida, de cada detalle, de cada momento que vives, y de cada compañía y sobretodo, di lo mucho que quieres a las personas que quieres, porque un segundo cualquiera puede ser el de la despedida o el que lo cambie todo.

Los días 7-8 y 9  de Octubre, en Feria Espiritualmente tienes un gran espacio para aprender, un lugar donde encontrar muchas respuestas