Aprender a raíz de una crisis: Jorge Drexler, ’12 segundos de oscuridad’

En Espiritualmente sabemos que a veces una canción puede convertirse en un baúl repleto de enseñanzas y lecciones que nos ayudan a superar el día a día. Ese es precisamente el don de Jorge Drexler, sus canciones terminan siempre convirtiéndose en pequeñas ayudas para afrontar nuestros retos. El cantautor uruguayo nos presta con sus versos y melodías pequeños trozos de su vida que a menudo podemos identificarlos con experiencias propias; haciendo de sus experiencias y resultados obtenidos breves consejos para los que le escuchamos.

En el caso de 12 segundos de oscuridad (canción que además da nombre al disco), Jorge Drexler no pasaba por un buen momento personal: su matrimonio con la cantautora Ana Laan, con la cual tenía un hijo, había llegado a su fin en 2005. Es en ese punto que el uruguayo decide retirarse a Cabo Polonio sin electricidad, ni internet ni cobertura móvil, y es allí donde da con un faro que por las noches emitía una señal luminosa cada 12 segundos, y eso terminó siendo la fuente de su inspiración para el tema que abre uno de sus discos más significativos de su carrera.

En esos momentos, Drexler se setía como un pequeño barco navegando de noche sin rumbo a la espera de encontrar el camino. El tema 12 segundos de oscuridad transmite la necesidad de aprender también de los momentos de incertidumbre, porque un faro no sirve sólo por la luz que emite sino que son imprescindibles esos intervalos de oscuridad para transmitir la señal correcta a los barcos. La oscuridad como maestra, aprender de las crisis y los momentos complicados de la vida que también pueden ofrecernos oportunidades.

La separación de su mujer no fue fácil para él, pero como suele pasar en el mundo de la música, es en las crisis personales cuando los autores componen sus mejores piezas. Porque paralelamente a su crisis, el cantautor uruguayo vivió su mejor momento profesional. Jorge Drexler no se rindió ante sus problemas, no se dio por vencido. Encaró su complicada situación y aprendió de las circunstancias que le tocaron vivir: aprendió de la oscuridad para poder ver y seguir la luz del faro. De esa manera consiguió superar su crisis personal y llegar a la plenitud que vive en la actualidad. Y de esa manera podemos aprender todos a salir adelante de los pequeños baches y curvas cerradas que nos vamos encontrando.

“ Espiritualmente, un gran espacio para aprender, un lugar donde encontrar muchas respuestas”